Exposición sobre María de nadie


  Buenas tardes a todos y a todas. Quiero agradecer a la Embajadora Chiqui Vicioso por la brillante presentación que acaba de hacer. Me enorgullece considerarme su amiga porque en ella veo la reafirmación de los mejores valores de nuestra sociedad, en particular su capacidad de darsolidaridad a todos y todas los y las que llegamos hasta ella.  Gracias Chiqui, de todo Corazón. Doy testimonio de agradecimientos también a la Editorial Santuario, representada esta noche por su presidente, Isael Pérez y su esposa Oneida.  Gracias a ellos hoy dotamos a María de nadie de vida propia y la libertad para correr entre manos, por los pasillos universitarios, los parques, las librerías, etc. Gracias a Librería Cuesta por permitirnos este espacio. Gracias a todas y todos los presentes por incluirme en sus apretadas agendas de trabajo y familiar para venir a ser testigos, padrinos, relacionados con el producto de este nuevo parto, María de Nadie. Gracias a mis padres, que aunque ya no estén físicamente, siempre estaremos unidos en lo espiritual. Y por último, quiero dar las gracias a una persona que con su apoyo incondicional y su amor, posibilitó el arduo trabajo que hoy culmina. No hay hijos sin padres.  Juan Isidro Cruz Reyes, mi compañero por más de tres décadas, es el padre legítimo de María de nadie.  En mis momentos de dudas me dio el sostén; cada vez que intenté abandonar el proyecto siempre estuvo ahí, apoyándome, instándome a darle vida a María de nadie,  gracias. Muchos se preguntarán por qué tratar un tema tan viejo y controversial como lo es la prostitución. El por qué será siempre la pregunta universal que no alcanzará una respuesta única.  De lo que sí estoy segura y en eso me pueden ayudar o desmentir mis colegas, es que a veces con certeza escogemos el tema; y, en otras el tema nos escoge a nosotros.  Es decir, el tema nos utiliza para exponer verdades latentes que un segmento de la población finge no ver o que prefiere estigmatizar. Para el siglo XVIII a.C. ya existía el Código Hammurabi, donde se protegía el derecho de herencia de las prostitutas; lo cual nos lleva a la penosa conclusión de que ya para ese entonces se ejercía el oficio.  Heródoto y Tucídides, historiadores griegos del siglo V a.C., documentan que en Babilonia todas las mujeres tenían que acudir por lo menos una vez en su vida al Santuario de Militta a practicar el sexo con visitantes extranjeros como muestra de hospitalidad.  Otras tenían que ejercer la prostitución en honor a la diosa fenicia Astarté. Hoy día no se practica en los templos.  Se ejerce por doquier, por falta de oportunidades, para no morir de hambre.  Pero igual de forma esclava. La prostitución en nuestro país se ha vuelto tan engorrosa que aún sin saberlo, nos toca a todos y a todas.  Y no es para menos.  Un estudio reciente financiado por la ONU indica que somos la cuarta nación con el mayor porcentaje de víctimas de trata.  Sólo nos ganan Tailandia, Brasil y Colombia.  Pero eso no es todo.  Según éste estudio en estos momentos la mujer dominicana se está prostituyendo en 66 naciones. De acuerdo a otro estudio, en el 2003 más de 60,000 dominicanas se prostituían tan sólo en Europa.  Mi mayor satisfacción sería que con la lectura de María de Nadie ayudara a incrementar los niveles de consciencia individual y colectiva, personal e institucional sobre los derechos de la mujer. Cuánta alegría y salud social sentiríamos si al enfocar el asunto de género nuestra sociedad eleva y dignifica el papel de la mujer. De nuevo, eso presentaría una cara humana para la solución a problemas como la trata de personas, la prostitución infantil, masculina y femenina, el feminicidio, la violencia doméstica y las carencias generalizadas de programas diversos para el crecimiento intelectual, social, económico y político de la mujer.  Bueno, después de esta breve reflexión permítanme regresar a la obra que nos convoca esta noche. Voy a hacer una breve lectura de algunos pasajes dentro de la novela y espero que lo que hoy comienzo cada una y cada uno de los presente lo concluya a su propio ritmo y placer.  Muchísimas gracias,   II. Lectura  María de Nadie…

4 de junio del 2013, Santo Domingo   ************************************************************************************************************
Chiqui Vicioso            MARÍA DE NADIE

  Quiero agradecer a Ynoemia Villar el haberme seleccionado para la presentación de esta obra, lo cual me ha obligado a revisar los textos teóricos sobre la novela.  Aclaro que comparto la posición de Mikhael Bakhtin, teórico ruso que murió en el 1975, de que la novela es el único género artístico que no tiene canon, es decir que no puede encasillarse, por la naturaleza dinámica del genero, empero siento que Bakhtin o fue el antecesor de Ortega y Gasset o su estudiante, porque Ortega coincide con mucho de sus planteamientos, los cuales he utilizado para desglosar la novela María de nadie. 1.-Afirmaba Flaubert que la forma deriva del contenido, como el calor del fuego.  En ese sentido esta novela pertenece al Realismo, pero no al realismo como mera descripción de lo aparente,  sino en el sentido en que lo interpretaban los griegos, como lo esencial, lo profundo y lo latente, nunca la apariencia externa. 2.-José Ortega y Gasset planteaba en sus Apuntes sobre el Arte de la Novela, que la novela es lo opuesto a la Épica, que su tema no es el pasado sino el presente, y que sus personajes no son seres extraordinarios, dioses, semi dioses, héroes o súper héroes, sino seres típicos que surgen del mundo físico, del medio ambiente.  Podemos concluir entonces que las novelas son no-poéticas, porque la poesía es un trabajo de la imaginación, mientras que la novela describe y habla de una realidad. La novela María de nadie narra precisamente la realidad de las niñas campesinas y su trayectoria,  al no poder continuar los estudios y estar obligadas a amancebarse a muy temprana edad porque su familia no puede mantener una boca más. Y esto que se narra en esta novela sucede en este país todos los días. Mi primo compró una tierra en Pedro García, contrató a un campesino que tenía tres hijas, las que se le lanzaron encima, la primera, con apenas doce años se fue con un muchacho de 17, que hoy la comercia, y a las otras dos hubo que literalmente prohibirles que se presentaran semi  desnudas cada vez que había visitas.  Las tres apenas llegaron no a séptimo, sino a tercer curso, el último curso adonde concluía  la escolaridad en ese campito. 3.-El  imperativo de una buena novela, según Ortega, es la autopsia, directa y narrativa, y en vivo, es decir, con el personaje hablando por sí mismo, no nosotros por el personaje, es decir, el autor.  Y en esta novela, desde la primera página, la autora sienta las bases para la autopsia de María, una niña que desde que nació parecía estar destinada a lo extraordinario, cuando su madre, en el parto, página 14, grita ¡Ay Pedro, corre, creo que parí un pájaro”.  Una niña que da trabajo de criar, que es secuestrada cuando apenas tiene un año, y a la cual el demonio pretende negociar con el padre, con la promesa de hacerlo rico.  Aquí Ynoemia se hace eco de los mitos sobre el diablo cuando un quinielero le ofrece a Pedro, el padre de María, 666 tiras de billetes con los cuales saldría de la pobreza extrema, estableciendo, ya en el capítulo II,  a su personaje, María, como una niña  signada por el destino, insinuando lo que será la posible trama. Ynoemia se aboca así a la recomendación de Ortega y Gasset, cuando dice que el autor describe los hechos de la trama para ir delineando el personaje. 4.-Criticando a Proust y su búsqueda del Tiempo Perdido, una crítica que comparto, al definir su novela como una novela paralítica, donde nada sucede, excepto el deslumbramiento inicial con la prosa poética del autor, Ortega insiste en que las buenas novelas se basan en la acción, en la mirada detenida en el personaje, su ser, su ambiente,  donde el centro de la trama es el personaje, no la trama en sí. Y el personaje que nos presenta Ynoemia es el de una niña del campo que desarrolla un amor por los estudios, por la lectura, pero que es tan pobre que pasa de hecho de mano  en mano, de casa en casa, porque sus padres no la pueden mantener. 5.-En vez de construir “tramas interesantes”, hay que inventar personajes interesantes, vuelve y afirma Ortega, donde no sea la acumulación de hechos, sino cómo se cuentan algunos hechos, lo que importa.  En esta novela vamos siguiendo los pasos de María, de casa en casa, de afecto en afecto, en su relación con la abuela, que es una figura central en la cultura latinoamericana y la novela va ganando intensidad,nos captura y nos entristece porque vamos intuyendo adónde irá a parar María.  Ynoemia, va sencillamente contando esta historia sin añadirle escenas ficticias, o exageraciones, haciéndonos percibirlo que es una tragedia cotidiana en la zona rural de este país. 6.-La tarea principal de una novela es el ambiente, afirman sus teóricos,  y creo que es este uno de los aportes más importantes de María de nadie.  En el capitulo V, Ynoemia narra las vicisitudes del padre de María, quien se vio forzado a emigrar de un campo a otro por las arbitrariedades de los guardias en la era de Trujillo, y ya en la página 39 describe la muerte del tirano como el cumplimiento de una espera ansiosa, por décadas, donde el campesinado sabía que“todo puerco gordo tiene su día”. En su descripción del ambiente campesino Ynoemia va narrando lo que era el racismo  en el rechazo de la abuela de María por su padre Pedro, que era negro,  y luego el de su madre de Juancito, su enamorado, por la misma razón.  Describe las artesanías del campesinado pobre, las muñecas de trapo y los trompos hechos de semillas de aguacate, las tradiciones relacionadas con la sexualidad y el matrimonio forzado de las hijascuando llegaban a los doce, trece y catorce años, las rivalidades filiales por el cariño y el espacio físico, y la religiosidad o supersticiones campesinas, como esa de tomarle la medida a la persona a quien un fallecido le tenía cariño para evitar que regrese a llevársela. Otro logro de la novela es la descripción de la educación rural y del papel de los maestros en la  era de Trujillo, con su demanda de aseo y nitidez en los niños y el autoritarismo de los directores o directoras de plantel. 7.-  Un capitulo muy importante en esta novela es la de la Guerra de Abril y su división de la familia dominicana.  Pocas veces se narran los hechos desde el otro lado, es decir del lado de los guardias y policías gobiernistas.  En la página 61 la abuela de María narra con tristeza que “sus tres hijos, Alberto, Nicanor y Aníbal estaban peleando o acuartelados.  Aníbal y Nicanor eran de la guardia, mientras que Alberto era de la policía”.  En la página 63 dice, “Dios mío, quizás sus hijos estaban matándose unos a otros sin darse cuenta”, y nos cuenta la historia como alguien del Sur, en este caso de Baní: “Fue así como la Radio de San Cristóbal fue destruida por bombas extranjeras”, describiendo  el atraso ideológico del campesino: “No querían el comunismo en su país por muy pobres que fueran.  ¿Quién iba a arriesgar su pellejo por una gente que no creía en el Todopoderoso?”, aunque en el listado que los norteamericanos tiraron desde los aviones había solo 52 supuestos comunistas, en una guerra civil que involucró a millares y que se hizo para restituir la Constitución del 63. Ynoemia, en esta novela, hace una crítica femenina a la guerra “pues eso quería decir que sus hijos, a pesar de todo el cariño que ella intentó inculcarles, habían obviado sus enseñanzas y participado en la masacre en contra de los suyos”, la misma critica que hace Salomé Ureña, víctima de las 31 revoluciones y escaramuzas que tuvo que sufrir en sus 49 años de vida, a la Patria,  como su rival. 8.-¿Qué pasa con María en este período convulso en que le toca vivir?  Ahí radica la esencia de la novela moderna, no centrada en lo que pasa a su alrededor sino en ella, en  los protagonistas de la novela, atrapando o no atrapando al lector, su objetivo fundamental. Debo decir que a mí esta novela me atrapó  no sólo por lo que Ynoemia va narrando sino por lo que intuimos va a sucederle a María, haciéndonos olvidar, objetivo de todo novelista, la realidad allende nuestros bordes. Y no creo que sea olvidar la realidad lo que pretende esta novelista, sinoconmovernos sobre la realidad de las muchachas campesinas, las Marías de nadiede hoy y de siempre.  Y nos conmueve porque conoce su tema, otra regla del novelar, conoce la cultura rural, entiende su psicología y trasciende porque no se inventa una trama, sino porque a través de su narración logra convencernos y sacudirnos.    Y una obra de arte que no nos conmueva no logra su objetivo ni estética ni formalmente, algo que logra Ynoemia con esta novela que espero llegue a todas las bibliotecas escolares como advertencia a las millares de Marías que cada día son víctimas de proxenetas, traficantes de personas, curas, pederastas, padres, hermanos, tíos, padrastros, viejos verdes, amantes inexpertos y carentes de toda sensibilidad, víctimas de  un sistema político donde el campo está destinado a desaparecer y el campesinado es una especie en extinción. 8.-¿Cuál es mi única crítica?  La utilización del diablo como recurso literario, quien no añade nada a esta historia.  Ciertamente a María se la estaba llevando el diablo, pero el diablo de la pobreza, el hambre, la promiscuidad, la rivalidad de sus hermanos, el machismo de su padre, la ignorancia de la madre, el celo de su hermana, el desempleo y la falta de oportunidades y los canallas que hacen de esta tragedia un modus vivendi, un negocio, una fuente de lucro. No era necesario entonces hacer del diablo un personaje, porque hace tiempo que al campo dominicano y en especial a las muchachas campesinas, se las está llevando el diablo.   Santo Domingo, 4 de junio del 2013.  



Primera oracion de cada cuento del libro "De mujeres y vampiros: Armagedon":


1.  "Se ha convertido en la comidilla del barrio..."  Es el comienzo del cuento "Buch'y pluma no' ma".

2.  "Te adverti que no la tocaras". Es el comienzo del cuento "Impostor".

3.  "Cuando el barco se esta hundiendo hasta las ratas se van", Primera oracion de "Crueldad sin causa".

4.  "Desde el comienzo supe que iba a ser un desastre", de "La casa maldita".

5.  "A usted, no le da verguenza?", de "Se necesita un corazon urgentemente".

6.  "Cada vez que lo recuerdo seme aflojan las rodillas", de "La peste".

7.  "El pueblo es ingrato", de "Ingratitud".

8.  "Sintio el punal urgandole las entranas", de "El intruso".

9.  "De sobras sabia que el final habia llegado", de "Recurrencia".


Poema







Hubo una vez...

Maria de nadie

Disponibles en Librerias:

                1.  Cuesta

                 2.  La Trinitaria

                 3.  Los Hnos. Solano

                 4.  La Filantropica

                 5.  Amazon, en formato

                      digital


YNOEMIA VILLAR'S HOME PAGE

LA ESQUINA DE LAS MUSAS

Escribo para dejar constancia de que existo.

 De mujeres y Vampirós: Armagedon

Type your paragraph here.

De mujeres y vampiros: Armagedon

Prologo_de_De_mujeres_y_vampiros_Armagedon


Escribo para dejar constancia de que existo.


  Negrita


    It was during my second week of classes at my new school when I noticed her.  She was sitting on a huge stone in the school courtyard sobbing quietly, afraid that someone would notice her.  Little by little I withdrew from the group of schoolgirls I was playing with during snack time.  As I walked towards her and away from the others I could hear their chant ringing in my ears:  "Estaba la pájara pinta/sentada en el verde limón/con el pico recoje las hojas/con el pico recoje la flor...”.  As I got closer and closer to her their words grew faint.  I stopped a few steps from her, and asked, "Why are you crying?"  She looked at me with her eyes full of tears.  She didn't answer, but instead went on crying louder.  I started to feel impatient.  "Why are you crying?  Don't you know how to talk?  I never see you talking in class."  She didn't answer me.  I made a half turn, just like when we are on line outside of the school building and the teacher tells us to march into school that classes are about to begin.  But when she saw that I was about to leave, she managed to say between sobs, "Please, don't go."  I stopped right where I had turned, waiting for her explanation.  Instead of talking she kept crying on and on and carrying on like a baby.  It was getting me angry because I hate seeing people cry, you see?  So I faced her again and asked one more time, "Why are you crying?"  She pointed towards my group of new friends, still weepy, and said, "Because they don't want to let me play with them."  I looked towards the pack and was amazed to see them not playing like we used to do every day during our fifteen-minute break, but talking and pointing towards us.  I turned to her again, "And why don't they let you play with us?"  She lowered her eyes and her voice became almost a dying whisper, "Because I'm black," she said rubbing her lower right arm with her left hand, very hard.  "That's not true," I confronted her.  "I don't believe you!"  "I'm black, too, and they play with me."  But since she started crying again, I felt bad, I guess, for being so rude to her.

     I shared my ice cream with her and promised to be her friend, and play with her every day.  After that, I went to my group of classmates; suddenly they were calling me back.  I thought they had called me because it was almost time to go back to the classroom and they wanted to finish the game I left unfinished.  But what they said startled me.

     "We'll not play with you anymore," said the group leader, an eleven year old with freckles all over her face and body.  Then, pointing a finger to my new friend, she continued her point, "Unless you stop playing with that girl."  "And why is that?"  I asked defiantly, looking at them all.  "Because she is black.  We don't play with black people."  I could feel the anger rising in my face.  I managed to ask, "And.?"  So, one of them continued, "We don't like her."  "But why?"  I kept asking like I hadn't heard the first statement.  "Because she-is-black!” they said in unison.  "But you play with me...!"  I replied kind of naively.  "You're not black.  You're Indian.  But if you continue to play with black people, we won't play with you either!"  I made a half turn, looked at my new friend, and made my choice.

     A few days later, while playing with Anita, now my only friend at school, I said to her, "I still can't see why they can't play with you and yet they wanted to play with me."  And her answer struck me, "Because you're not black.  You're Indian, don't you see?"  And she put her arm next to mine to compare our colorings.  I felt sorry for her.

     It took me many years to learn that I did not belong to either group, that I am part of a new breed, a colorless breed that no one claims.


Biografia

de Ynoemia Villar

Biography[1]